Graduación en tiempos de COVID

Rebeca Medina
Autora

La situación sanitaria actual tiene efectos negativos en todos los aspectos de nuestras vidas, y dentro de un ámbito escolar, las graduaciones no son la excepción. La generación 2022, próxima a graduarse, vive en la incertidumbre de cómo cerrarán su ciclo escolar, su etapa estudiantil. Lo mismo ocurre con la generación 2023, aunque en este caso la esperanza de tener una graduación «inolvidable» y por supuesto sin interferencia de virus alguno, es más alta. 

La pandemia tiene cierto poder sobre, la graduación, uno de los momentos  más anhelados y al mismo tiempo más temidos, por los estudiantes. El hecho de graduarse es más que solo despedirse del colegio, es recordar desde risas hasta llantos que nos convirtieron en las personas que somos ahora. Y lo esperado, es celebrar este cierre de una etapa, de la mejor manera posible, mas la pandemia es una situación que afecta a todos sin excepción, no le importa si eres un niño, un bachiller o un adulto todos pueden salir contagiados. Es por ello que la planificación de una graduación es dependiente del virus. 

Los estudiantes no tienen poder de elección sobre su graduación, la pandemia no está bajo su control. O virtual o presencial, la graduación se verá de cierta manera perjudicada por el virus. En ciertos casos será la ultima vez que los compañeros se vean el rostro entre 

ellos,  y verlo con mascarilla o a través de una pantalla, no se compara para nada al poder dar abrazos y desearse sin restricciones los mejores deseos. Y aunque la tecnología siempre será la mejor manera de estar en contacto, el hecho de no poder crear esa última memoria con tus compañeros, es algo decepcionante, que lastimosamente nadie puede controlar. 

Para concluir, una graduación en tiempos de covid podrá no ser «ideal» pero seguramente será «inolvidable», pues esta involucra sentimientos de incertidumbre, decepción e incluso  impotencia, que mezclados con la alegría de graduarse y la tristeza de despedirse, da como resultado un completo caos de emociones entre los estudiantes. Pero esto no los puede distraer de su futuro, pues aunque la pandemia y la graduación estén fuera de su control, son ellos quienes ahora toman las decisiones de su vida.