POEMA XIX: Entrevista

Lcdo. NESTOR FLORES: RESPONDE

POEMA XIX  

-Nárrame- dijiste, y te narré.  

Te narré en primera persona,  

y en primera persona llené mi voz  

de tu aliento.  

Y te retraté enteramente,  

desde el alma hasta los pies   

y de los pies a tu vientre más profundo.  

 

No añadí elipsis alguna a tus dolores,  

ni alteré el orden cronológico   

de tus sentimientos.  

 

Dejé entonces que fluyeras,  

que te desgajaras con tu estilo sublime:   

Verbo a verbo,  

línea a línea,  

Párrafo a párrafo,  

Y te dejé fluir y te dejé ser narrador y personaje,  

hasta llegar al final abierto   

en el que pusiste tu punto final.  

¿Qué significado tiene el poema? 

El significado del poema es muy sencillo y variado. Puedes encontrar en el mismo la admiración que un ser siente frente a otro a quien concibe como un algo majestuoso, digno de retratarse en una obra literaria. Puedes encontrar también como un ser pretende, gusta y no violenta de forma alguna la libertad del otro y lo deja fluir y continuar su historia en cualquier otra parte, simplemente porque no le pertenece, ni es su dueño, ni forma parte de su aventura.  

¿En qué se inspiró?  

Particularmente, en mi esposa, ella es una mujer de otro tiempo, una mujer que realmente ama sin ataduras ni condiciones y que busca el crecimiento y la felicidad del otro más allá de sí misma. 

¿Cómo empezó a escribir poemas? 

Empecé a escribir cuando era un adolescente, entre los 15 o 16 años, pero lo que escribía en ese entonces no sé si puedan llamarse poemas. La verdad, eran más un vehículo para sacar mucha de la rabia y la tristeza que tenía dentro de mí; siempre me molestaron las injusticias, los prejuicios y la falsa moral de las personas, me dolía (me duele aún) la realidad y de alguna forma ponerlo en palabras me liberada un poco de esas emociones.  

¿Por qué decidió convertirse en profesor? 

El ser profesor llegó a mi vida por añadidura. Yo entré a la escuela de Lengua y Literatura de la Universidad Central, para aprender más sobre literatura, con el sueño de ser escritor. No había pensado antes en que iba a terminar convirtiéndome en maestro. Sin embargo, en el proceso, con las prácticas y las experiencias que acumulé en mis años de estudio, me di cuenta de lo importante y valiosa que es esta profesión; me di cuenta que desde este punto podía mejorar esa realidad que tanto me molestaba, así que decidí hacer de mi aula una trinchera desde la que busco cambiar el mundo. 

¿Ha publicado sus poemas antes? 

No, no lo he hecho. Me sucede mucho que cada vez que leo mis textos, no me parecen lo suficientemente buenos como para publicarlos. Pero quien sabe, mañana me anime y publique una obra que me haga famoso, je, je. 

 

¿Cuál de sus poemas recomendaría a los lectores de la revista ISM TODAY? 

Pues, les recomendaría que todos, salvo los que escribí cuando era joven, esos hay que dejarlos como anécdotas.  

 

¿Qué le hace sentir este poema? 

Me hace sentir un tanto triste o melancólico porque deja abierta la posibilidad de que el amor no sea suficiente para mantener a quien amas a tu lado. 

 

¿Alguna vez publicaría en un libro todos sus poemas? 

Es una hermosa posibilidad y de darse, espero que no sea en un solo libro, sino lograr varias publicaciones. Eso sí, mi primera publicación me gustaría que fuera una obra en la que estoy trabajando, se titula Poesía en tres tiempos, ojalá la termine pronto. 

 

¿Cómo definiría su estilo, o forma de escritura? 

Lo definiría como un estilo que ronda lo vehemente y lo patético; es decir, busco que las pasiones o las ideas se desborden sobre el papel, y que sea ese mismo desbordamiento el que llegue al lector y haga que este se sobrecoja y sienta la misma alteración que yo siento mientras escribo.